Filtrar
Mostrando 1 - 24 de 42 items

Estufas

ESTUFA

Existen diferentes tipos de estufas, que funcionan con diferentes tipos de combustibles, el principio de todas ellas es muy similar y solamente varía la quema del propio combustible utilizado. La estufa transfiere calor de dos formas: por radiación que se produce por la misma llama que genera y por convección, mediante un ventilador que impulsa el aire caliente, que hace que el ambiente se caliente de una forma más rápida.

Actualmente podemos encontrar una gran variedad de estufas:

  •          Estufas eléctricas: este tipo de estufas emiten calor por convección, son bastante seguras y menos nocivas para la salud. Son un tipo de estufas bastante económicas y de fácil mantenimiento. Sin embargo, no suelen tener mucha potencia y por ello se suelen utilizar como complemento de calefacción.
  •          Estufas de butano: este tipo de estufas son básicamente un quemado de gas con un espacio para colocar y conectar una bombona de butano. El realizarse la combustión del butano se consume oxígeno y se produce el vapor de agua, dióxido de carbono y calor, principalmente. Suelen tener un coste más elevado pero su consumo es más económico.
  •          Estufas de aceite: estas poseen una resistencia interna, al conectarlo a la corriente se calienta el aceite que se encuentra en el interior del radiador generando así calor. Se trata de un aceite especial que no quema y que suele ser más denso que el aceite normal.
  •          Estufa de pellets: el funcionamiento es bastante sencillo, el pellet es quemado dentro de su sistema y el proceso de combustión se encarga de generar el calor dentro de las estancias. Se requiere de una buena ventilación para asegurar la salida de humos. Son un tipo de estufas bastante eficientes.
  •          Estufas de biomasa: este tipo de estufas son iguales que las estufas de pellets, la única diferencia es que el combustible es una mezcla de materia orgánica. Este combustible suele ser un poco más caro que el pellet, pero suelen ser de gran eficiencia.
  •          Estufa de gas catalítica: éstas funcionan por radiación térmica y no requieren para su funcionamiento un quemador. No trabajan con fuego directo por lo que se evita el riesgo de las quemaduras o accidentes. Es un sistema de calefacción no muy potente y debe utilizarse en habitaciones bien ventiladas y que oscilen los 20/30m2.
  •          Estufas halógenas: el calentamiento del ambiente se realiza mediante resistencias eléctricas que transmiten el calor por medio de la radiación. Suelen tener 2 o 3 niveles de funcionamiento. Son aconsejables para ambientes pequeños. Su consumo es menor y tienen un dispositivo de seguridad ante posibles caídas.
  •          Estufas de leña: utilizan leña en forma de combustible por lo que es más difícil de encontrar en algunas zonas. Suelen ser equipos de más mantenimiento ya que la leña se quema de una forma menos contundente que el pellet y se generan más cenizas.